19 de julio de 2014

2 canciones

Es increíble la paz que transmite a las 6 de la mañana la ciudad, la desierta ciudad, camino al ritmo de los cascos, le doy una calada, la música es un arma muy poderosa. ¿Porqué fumo? ¿Para recordar o para olvidar? Vigilo la carretera, le doy otra calada, mientras camino por esa oscuridad solo iluminada por mis pasos, pienso, ¿Cuando llegue a casa me voy a sobar o no? ¿Beberé un poco más de pepsi? Pienso en estos 5 días, solo 5 días, pero muy intensos. Pienso en las pequeñas cosas que he conseguido, por las que lucho por conseguir, mis fallos, en solo 2 canciones, 10 minutos.
Camino, le doy la vuelta a la manzana, replayo la canción, doy otra calada, ya no queda mucho. Con que facilidad el humo se dispersa en el aire. Tengo sueño pero no quiero dormir, no tengo nada que soñar. Me acuerdo y no quiero, espero que la próxima calada se lleve ese recuerdo. Llego a la calle, me acerco al porta, las 6:10, todo ha acabado. Me despido de todos esos royos abriendo la puerta, en tan solo 10 minutos, en tan solo 2 canciones.

No hay comentarios: